FEPREVA
Boletín FEPREVA
Difusión de actividades
Agosto 2021

Contacto

Te invitamos a
visitar nuestro
Campus Virtual

Reenviar a un colega Reenviar

Síguenos en
FB
Miembro Adherente
Actividades en el Campus Virtual
El campus solicitará registración gratuita
Actividades a distancia

Resúmenes de Guías de Práctica Clínica
Metaanálisis y Revisiones

G150. Resumen Ejecutivo de las Guías de Práctica Clínica KDIGO 2021 para el manejo de la presión arterial en la Enfermedad Renal Crónica.
Kidney Int. 2021;99(3):559-569
La presente Guía de Práctica Clínica para el Manejo de la Presión Arterial en la Enfermedad Renal Crónica 2021 (KDIGO), para pacientes que no reciben diálisis, representa una actualización de la Guía KDIGO 2012. El alcance de esta actualización incluye temas cubiertos en la guía original, como objetivos óptimos de presión arterial (PA), intervenciones en el estilo de vida, medicamentos antihipertensivos y manejo específico en niños y receptores de trasplante de riñón. Se excluyen algunos aspectos de la salud general y cardiovascular, como el manejo de los lípidos y el tabaquismo. La fuerza de las recomendaciones se basa en el enfoque GRADE. Esta guía también introduce un capítulo dedicado a la medición adecuada de la presión arterial. Sobre la base de evidencia anterior y nueva, en particular los resultados del Estudio SPRINT (Ensayo de Intervención de la Presión Arterial Sistólica), los autores proponen un objetivo de presión arterial sistólica <120 mmHg, utilizando lecturas de consultorio estandarizadas, para la mayoría de las personas con enfermedad renal crónica (ERC) que no reciben diálisis, excepto niños y receptores de trasplantes renales. El objetivo de esta guía es proporcionar a los médicos y pacientes un recurso útil con recomendaciones. Se tiene en cuenta la carga de las recomendaciones sobre los pacientes y los recursos, las implicaciones de política pública y las limitaciones de la evidencia. Por último, se proporcionan interrogantes en el conocimiento y recomendaciones para futuras investigaciones.
Comentarios Leer comentario

Reseñas de publicaciones

R296. Tendencias mundiales en la prevalencia de hipertensión y progreso en tratamiento y control desde 1990 hasta 2019: análisis conjunto de 1201 estudios representativos de la población con 104 millones de participantes.
Lancet. 2021;24;S0140-6736(21)01330-1
La hipertensión puede ser detectada en atención primaria de la salud, y los tratamientos de bajo costo pueden controlarla de forma eficaz. El objetivo de los autores fue medir la prevalencia de hipertensión y el progreso en su detección, tratamiento y control desde 1990 hasta 2019, en 200 países y territorios. Se utilizaron datos de estudios representativos de poblaciones, desde 1990 hasta 2019, de personas entre 30 y 79 años, con medición de presión arterial y datos de su tratamiento. La hipertensión fue definida como presión arterial sistólica de ≥140 mmHg, presión arterial diastólica de ≥90 mmHg, o estar medicado con fármacos antihipertensivos. Se estimó la prevalencia de hipertensión y la proporción de personas con hipertensión que tenían un diagnóstico previo (detección), que tomaban fármacos antihipertensivos (tratamiento) y cuya hipertensión estaba controlada con niveles <140/90 mmHg (control). El modelo permitió que las tendencias a lo largo del tiempo no fueran lineales y variaran según la edad. El estudio muestra que el número de personas de 30 a 79 años con hipertensión se duplicó entre 1990 hasta 2019, de 331 (intervalo de confianza del 95% [IC] 306-359) millones de mujeres y 317 (292-344) millones de hombres en 1990 a 626 (584-668) millones de mujeres y 652 (604-698) millones de hombres en 2019, a pesar de la prevalencia de edad global estandarizada estable. Se hallaron diferencias entre distintos países con ingresos altos, medios y bajos. Las tasas de control entre las personas con hipertensión en 2019 fueron del 23% (20-27) para las mujeres y del 18% (16-21) para los hombres. Las tasas de tratamiento y control han mejorado en la mayoría de los países desde 1990, pero se hallaron pocos cambios en la mayoría de los países del África subsahariana y Oceanía. Las mejoras fueron mayores en los países de ingresos altos y algunos países de ingresos medianos altos. Concluyen que la mejoría en la detección, el tratamiento y el control de la hipertensión han variado sustancialmente entre los países, y algunos países de ingresos medios superan actualmente a la mayoría de los países de ingresos altos. El enfoque dual de reducir la prevalencia de la hipertensión mediante la prevención primaria y mejorar su tratamiento y control se puede lograr no solo en los países de ingresos altos, sino también en los entornos de ingresos bajos y medios.
Comentarios Leer comentario

R297. Triglicéridos y riesgo aterosclerótico residual.
J Am Coll Cardiol. 2021;77(24):3031-3041
La Asociación Americana de Diabetes recomienda a la metformina como el tratamiento inicial de elección en diabetes tipo 2 (DBT2), en pacientes que toleren esta medicación. Históricamente, el uso de metformina en pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) ha sido limitado por razones de seguridad. Sin embargo, varios reportes han sugerido que la metformina puede ser segura en pacientes con ERC estadio 3 (ERC3) o con filtrado glomerular estimado (eGFR) entre 30 y 59 ml/min/1,73m2), llevando a la FDA a la recomendación de ampliar su uso a pacientes con ERC3. La eficacia de la metformina en pacientes con DBT2 y función renal conservada es bien conocida, con una reducción de laHbA1c entre 1 al 1,5% (10 a 15 mmol/mol). Sin embargo, el efecto de la metformina sobre la HbA1c en ERC3 es desconocido. Es posible que la reducción del clearence renal de metformina podría aumentar su eficacia, particularmente en pacientes con eGFR entre 30 y 44ml/min/1,73m2 en los que se recomienda la reducción de la dosis de metformina. El objetivo de este estudio fue evaluar la eficacia glucémica de la metformina en personas con DBT2 y ERC3. Los resultados muestran que los pacientes con ERC3 tuvieron mayor probabilidad de discontinuación de metformina o de la adición de un segundo AD, comparados con pacientes sin ERC (Cociente de riesgo [CR] 1,22; Intervalo de Confianza [IC] del 95% 1,19-1,26 y CR 1,26; IC95% 1,13-1,40, respectivamente). Entre los usuarios de metformina en monoterapia, no hubo diferencias en la reducción de HbA1c entre el basal hasta 12 o 24 meses entre los pacientes con y sin ERC3. Concluyen que los individuos con ERC3 y DBT2 presentaron mayor riesgo de discontinuación de metformina. Sin embargo, la eficacia en el descenso de la HbA1c con metformina fue similar en pacientes con y sin ERC3, destacando que la metformina es una opción terapeútica de valor para individuos con DBT2 y ERC3 que inician tratamiento.
Comentarios Leer comentario
Programa de Formación en Buenas Prácticas Clínicas
para Estudios de Investigación en Farmacología Clínica
Programa Buenas Prácticas Clínicas
Buenas Prácticas Clínicas Avalado por el Comité de Ética en Investigaciones Clínicas (CEIC)
Consultor Emérito Dr. Barclay
 
FEPREVA
Este es un mensaje legal, libre de virus, y contiene información de actividades que consideramos de su interés.
De acuerdo con la Ley Argentina Nº 26.032, la libre distribución de este mensaje está autorizada por tratarse de propósitos de información.
Sin embargo, si le causamos alguna molestia, le rogamos acepte nuestras disculpas y haga click en DESUSCRIBIR